Categorías
Divagar

Balada del Rallador Malintencionado

Desmenuzar carácter
como prueba de arte

.

Era de esperar
o a qué te quieres aferrar.
Ni tu estampa de acero,
ni tu posición de hierro
ilusoriamente gallarda,
hoy apenas resguarda.
Demandas otros jirones,
apremiantes misiones,
y no es otra cosa,
que tus falsas intenciones.

Te hastía lo poco
o piensas que me equivoco.
Siempre lo has dicho,
que esto no es nicho,
no es primera vez que presumes,
todo eso consume.
Tu pasión desbocada,
tu traición mezclada,
y hoy me dejas,
por una mejor rallada.

.

Por lo que cuentan, te han visto rallando,
por ferias kilos de ilusión multiplicando,
muy bien acompañado, rallador aficionado.
Eres tú, rallador malintencionado.
Y aunque no me convenzo, de crueles advertencias,
mis manzanas con síndrome de abstinencia,
muy bien alejado, rallador aficionado.
Eres tú, rallador malintencionado.

.

Vanidad que ralla papas,
hoy me haces desdichadas tapas.
Rallas mi destino,
como cruel asesino.
lo calculas,
y eso ni lo simulas.
Tu nuevo aspecto burdo,
sueño palurdo,
asomas orgullo,
pero ralla en lo absurdo.

Un mejor porvenir,
que te hace competir.
En medio de la urbe,
sin que casi perturbe,
pues aprecio lo mucho,
tu origen cartucho.
Dime rallador,
quién es tu admirador,
ó cuando te volviste,
tu propio adorador.

.

Por lo que cuentan, te han visto rallando,
por ferias kilos de ilusión multiplicando,
muy bien acompañado, rallador aficionado.
Eres tú, rallador malintencionado.
Y aunque no me convenzo, de crueles advertencias,
mis manzanas con síndrome de abstinencia,
muy bien alejado, rallador aficionado.
Eres tú, rallador malintencionado.

.

Hoy desmenuzas tu carácter,
que es prueba de tu arte.
Desgaste de repollos,
que vieron en ti un apoyo,
te lanzas a multitudes
y ahora a quién acudes.
Hoy un furtivo imán,
como poderoso gavilán,
tus designios infundados,
un glorioso charlatán.

Y cuando triunfes con tu gloria,
y veas que no queda memoria,
rallando sin parar,
como si el mundo fuera a acabar,
cerca o lejos de allí,
ya sabes que estaré aquí,
en circunspecto carácter abnegado,
como deseo apaciguado,
encuentro sosegado, rallador aficionado.
Eres tú, mi rallador malintencionado.

.