Breve proyecto de las soluciones imaginarias

Trascender desde la Patacreatividad y otras paradojas.

Trascender desde la Patacreatividad y otras paradojas

Este “Breve Proyecto” busca entregar importancia a aquellos actos de comunicación explorando aquellos campos de posibilidades que deleitan las experiencias cotidianas, que desde un lado curioso y experimental, invitan a descubrir otros mundos. Un proyecto analizado en estos tiempos.
Otros tiempos. Otros absurdos.

(la primera parte)

.

Muchas situaciones de la vida cotidiana pueden transformarse en grandes cuestionamientos. Ante una pregunta tan simple y directa como ¿lo quieres para llevar o para comer aquí?, incluso. Grandes preguntas existenciales y que cuestionan el día, ¿Comer aquí, llevar allá, tomar acá, comer allí? —Vaya, has hecho replantearme la existencia—. No dejando de ser una pregunta bastante sencilla, no deja de tener una gran problemática, porque muchas veces la falta de tiempo no permite comer aquí, pero tampoco allá. La rapidez de la vida plantea interrogantes en momentos inesperados y las situaciones cotidianas se transforman en grandes laberintos entramados de decisiones y batiburrillos expuestos al albedrío.

Por lo que muchas veces he propuesto, lo quiero para llevar, pero comiéndola, o lo quiero para comer, pero llevándola. —¿Tienes alguna solución concreta ante mi requerimiento personal?— (¿O tengo que imaginarme la solución para mi llevarcomiéndola o mi comerllevándola?). Las respuestas salen solas y surgen de una manera imaginaria.

Situaciones como estas ocurren todos los días y no son pocas las demandas imposibles que muchas veces exigimos. Muchas cosas y circunstancias son imaginarias, comenzando con nuestras propias expectativas. Aquellas que incluso desde el inicio del día van formando proyecciones imaginarias, hacia horas imaginarias, que transcurren en un día imaginario y hasta con finales imaginarios. 

Estas enormes expectativas que generamos frente a algo, construye un claro ejemplo de escenario ilógico. Que  tal vez sea mejor, o peor, no sabemos, pero que existe en nuestra realidad proyectiva. El poder de la imaginación puede con todo y es capaz de construir todo tipo de realidades en cualquier tiempo y en cualquier situación. 

Pero experiencias como comerllevándola dejan un sabor distinto. Un temperamento especial que roza el absurdo y que solo necesita verse de otro modo. Muchas de ellas demuestran una gracia natural, una dosis de juego inherente como una manifestación que demuestra que el buen talante siempre estuvo ahí esperando a ser visto y disfrutado. Es cuando entendemos el sentido y el sinsentido de muchas cosas. Una especie de destello.

Personalmente siempre me ha llamado la atención de qué manera se activa ese mecanismo y de cómo se habitúa a las personas para generar relaciones y experiencias comunes de disfrute colectivo.

Sin embargo, hoy son otros los tiempos y por lo tanto, son otros los absurdos. Los contextos ya nos tienen habituados a correr todo el día en busca de comida para llevarcomiéndola y, sobre todo hoy, las soluciones imposibles se acrecientan más en una cultura sobreinformada. Una cultura digital que, inherentemente, arrastra muchos tintes imaginarios. Una realidad virtual que sirve para imaginar lazos que superan la realidad, amigos en grandes cantidades, seguidores por masas, imágenes perfectas y una vida ilusoria.  

Esta otra realidad, que trae consigo proyección y fantasía, también arrastra sobreestimulación. Información por todos lados y por donde vayamos, demandas de apuro a cada minuto y urgencias de imágenes que ya se acaba el día, con prisas y al instante. Queremos mirarlo todo, no perdernos nada y lo queremos todo ya. Es lo que llamamos la cultura del ahora. Un presentismo que habremos de profundizar.  

Esta cultura del instante es la que nos incita a ir cada vez más y más rápido, exigencia de inmediatez, pero también de novedad. Los conceptos que hoy no sirven, se reemplazan por nuevas propuestas del momento que ya no servirán mañana, porque se requieren otras formas e impresiones que estimulen ya.  

La cultura del ahora hace surgir problemáticas y necesidades que no existían. Cómo satisfacemos la creciente necesidad de novedad y motivación, a la vez, cómo organizamos todo este mundo, qué hacemos con tanta información que recibimos a diario, cómo reímos, cómo lloramos, cómo buscamos la emocionalidad fácil para justificar esta falta de conexión con la realidad y volver a sentirnos humanos. 

Esta nueva vida digital está llena de problemáticas, que si analizamos con cierta distancia, no deja de tener aquel temperamento especial que roza el absurdo. Solo se necesita verlo de otro modo. 

Por lo que a problemas imaginarios, soluciones imaginarias o visto de otro modo, frente a problemas imaginarios, respuestas patafísicas. Acciones que hoy son habituales pueden dar giros implícitamente patafísicos transformándose en conceptos como llevarcomiéndola o comerllevándola. ¿Pata, qué? Patafísicos. Es decir, que proviene de la Patafísica. ¿Pata qué? 

Respuestas patafísicas

A raíz de esta serie de problemáticas derivadas de la cultura digital, se plantea un discurso obedeciendo a la propia condición contradictoria y absurda de estos tiempos basada en la falta de racionalidad y lógica. 

De esta forma, frente a la constante necesidad de novedad y nuevos estímulos, pero que a la vez también entregue moderación ante los excesos propios de la cultura, se plantea revisitar antiguos imaginarios que han respondido de manera similar frente a acontecimientos similares. Distintos proyectos de ideas y pensamientos podemos encontrar a lo largo de la historia que se han presentado como caminos alternativos de experimentación, pero también como reacción frente a determinadas circunstancias culturales.

Una de las primera y más importantes manifestaciones de este tipo, es la Patafísica. Y es aquí a donde comienza el descubrimiento. Una ciencia imaginaria que se gestó en Francia a principios del siglo XX en medio de revoluciones y nuevas ideas que todo cambio de siglo produce. 

La Patafísica es básicamente una idea, un pensamiento. Una ciencia que se describe como “La ciencia de las Soluciones Imaginarias que estudia las leyes que rigen las excepciones” y se presenta como una suerte de parodia y de pseudofilosofía reaccionaria que no se ocupa de fijar métodos ni reglas, sino excepciones mediante la imaginación. Un mundo lleno de posibilidades imaginarias, curiosas y absurdas. 

De esta manera, mediante un argumento patafísico como lenguaje diferenciador que obedece a la falta de racionalidad y lógica, se plantea un discurso de comunicación para contrarrestar las manifestaciones ilógicas que produce la Cultura del Ahora.