Identidad visual

Desde el punto de vista de la Psicología, la Identidad se comprende como aquel núcleo fijo y coherente del cuál se conforma el Yo. Definida según el diccionario Sopena, la Identidad es la cualidad de ser la misma persona que se supone. En ese sentido, es fácil advertir el por qué muchas veces se genera una crisis de Identidad en muchos casos cuando este tema aún no se tiene resuelto. Tener Identidad es primordial. ¿Por qué? Pues porque simplemente nos insta a responder a las ya conocidas preguntas del ¿Quién soy?, de ¿Dónde vengo? y ¿Hacia dónde vamos? Y a mi parecer, punto primordial también dentro de todo desarrollo humano.

Por lo tanto el significado de Identidad Visual, está definido según la cualidad de ser lo que se supone que vemos. Y como se aprecia, la crisis también abunda por estos lados a los que me aproximo. Según Frank Memelsdorff en su libro “Diseño Empresa & Imagen” (Ed. Folio, 1985), la temática de la identidad, del quién soy, no es solo un tema tan viejo como el mundo, hoy la crisis de identidad afecta tanto a los medios de comunicación social como a las empresas. 

Por otra Parte Joan Costa en su libro “Imagen Global” (Ed. CEAC, 1994) afirma que una de las facetas fundamentales y más complejas dentro del diseño gráfico es el diseño de identidad. La identidad visual constituye una de las formas más antiguas de la expresión del hombre por medio de los signos. Hoy constituida en una disciplina de diseño muy desarrollada, la identidad visual es aplicada, de forma creciente y activamente, por las empresas y organizaciones de nuestras economías de mercado y también por las organizaciones e instituciones de todo tipo como una de las estrategias fundamentales de comunicación.

Hoy solamente estas definiciones apuntan a reflexionar sobre estas simples y universales preguntas que nos hacemos y a relacionar probablemente el significado de Identidad con la importancia de generar Identidad Visual con el fin de resolver aquellas crisis que hemos mencionado, punto que se torna fundamental. Pero con la intención de ir descubriendo en este camino la génesis de cada recorrido visual que me propongo realizar, me recompensa una grata sensación al saber que al ser uno mismo (pues supongo ser quien soy) en este complejo camino llamado identidad, las imágenes han resuelto gran parte de su cometido y que no sólo han dejado en su senda un legado importante, sino que también desafían a involucrarse cada día más en nuevos y futuros desarrollos visuales.